Evangelio de hoy Sábado 25 de Abril del 2015

Evangelio
 
Marcos 16, 15-20
En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: "Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura. El que crea y se bautice, se salvará; el que se resista a creer, será condenado. Estos son los milagros que acompañarán a los que hayan creído: arrojarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos, y si beben un veneno mortal, no les hará daño; impondrán las manos a los enfermos y éstos quedarán sanos".

El Señor Jesús, después de hablarles, subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios. Ellos fueron y proclamaron el Evangelio por todas partes, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba su predicación con los milagros que hacían.
Reflexión
Festejar a un apóstol, nos remonta a las primeras comunidades en las cuales, la Palabra de Dios no era una opinión más, sino verdaderamente una revelación de lo que Dios ha ofrecido a los hombres: La vida en abundancia. 

Esta nueva vida que se nos ha revelado por Cristo, no sólo es una nueva manera de vivir, sino una vida al servicio del Evangelio y de los demás, una vida vivida en el poder de Dios. Hoy hemos escuchado que todos los que crean en esta nueva vida, tendrán poder para mostrar las señales que el Maestro había realizado. Es por ello, una vida que nos hace ser no únicamente testigos, sino continuadores de la obra salvífica de Cristo.

Es necesario que los cristianos de este tiempo creamos realmente que la Palabra de Dios es verdadera y que en la medida en que la vivimos somos portadores del mensaje de salvación. Arriésgate a creer y deja que el poder de Dios se manifieste en tu vida.
 
Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 

Como María, todo por Jesús y para Jesús.